martes, 17 de agosto de 2010

Mi extraño ligue de verano

Mi extraño ligue de verano

Mentiría si dijese que no vi algo extraño en él desde el principio.
Le conocí una tarde mientras hacía cola en el cine, parapetada tras una enorme caja de palomitas,una bolsa de gominolas y un batido,y me mosqueó la forma en la que me observaba.Mucha gente me reprocha con la mirada que sea gorda y me coma esa cantidad de chucherías, pero él simplemente me sonrió y siguió escaneándome con curiosidad, como...Como si me encontrase atractiva.(He de admitir que me di la vuelta varias veces para comprobar que era a mí a quien sonreía).
¿ Y sabeis que hizo en cuanto terminó la película?
Seguirme a casa, ni más ni menos y pararse justo frente a mi portal,mientras a mí casi se me caían las llaves intentando abrir la puerta.
-¿Quieres algo?- le grité, empezando a asustarme.
-Conocerte-contestó con la inocencia de un niño.
Y yo le dejé pasar...Porque vivo sola desde hace mucho tiempo, y no se me presentan oportunidades de ligar muy a menudo que digamos.Peso casi cien kilos, mi pelo es una mata indomable de rizos secos y no me importa en absoluto la ropa.
Además, el chico no estaba mal.Así, que hice un gesto con la mano para que entrase, le ofrecí un café que aceptó divertido y nos sentamos en la salita con nuestras tazas.Me encontré, creedme,en la situación más rara que he vivido nunca.
-¿Como te llamas?-pregunté mientras él analizaba con atención mi apartamento.
-...Pues...Wizard...-contestó con disimulo, apartando la vista de soslayo del bote de ambientador.
-Ya.

Tengo que admitir que no me importó en absoluto que me mintiera, aunque sí que lo hiciese con ese descaro.Para él yo debía ser una especie de experimento morboso y diciéndome que se llamaba Wizard me dejaba claro que aquello sería secreto y exótico.Aunque supongo que lo más importante para él sería que no se enterasen sus amigos.
Luego probó el café y lo escupió todo sobre la mesa, espantado.
-Perdona...-me disculpé-Lo suelo hacer demasiado cargado.



Estuvimos juntos durante un mes.Le enseñé mis rincones favoritos de la ciudad y, curiosamente, también a besar, aunque casi había olvidado por completo como se hacía.Me lo preguntaba todo con curiosidad infantil, se reía todo el tiempo, ¿y sabeis qué?...¡JAMAS miraba a otra mujer cuando estaba conmigo!Aunque fuese una de esas despampanantes a las que ni siquiera yo podía dejar de seguir con la vista.
Aún hoy me pregunto como pudo acercarse a mí.
La noche que se marchó fué la más triste de mi vida.
Me da verguenza contarlo por si no me creeis...Os juro que no había bebido nada...
Era un viernes lluvioso y estábamos viendo una película española apretados sobre el sofá, y de repente él se incorporó de un salto y se llevó una mano a la frente.
-¿Que pasa?-pregunté, pues me había dado un susto de muerte.
Se acercó a mí, me dió un beso y me miró como nadie me había mirado antes...Como si yo fuese la mujer más guapa del mundo.
-Tengo que irme pero siempre te recordaré...-miró frenético a nuestro alrededor -Necesito algún lugar donde...-y salió disparado hacia el cuarto de baño, dando un portazo.
-Pero...¿Que...?-protesté siguiéndole sin comprender nada.¿Como iba a permitir que se fuese ?¿Y por qué acababa de darle un apretón en un momento tan crucial?
Me quedé de pie frente a la puerta del baño.
-¿Estás bien?-pregunté.Y entonces empezó aquel ruido insoportable ,mezcla de zumbido y siseo muy agudo.Me tapé los oídos y grité- ¡Wizard!Dime que estás bien!
Forcejeé con el pomo de la puerta y finalmente éste cedió.
Dentro olía como a quemado, como a gas...No sé definirlo...Solo sé que casi me ahogo.
Después descubrí su ropa hecha un ovillo en el suelo.La recogí y de ella se desprendieron minúsculas motas de polvo brillante.Descorrí la cortina de la ducha de un manotazo.No estaba allí..Abrí el pequeño velux del techo histérica y sólo me encontré con el oscuro cielo estrellado. No le había contado esto a nadie hasta hoy.
Tal vez necesito hacerlo para asegurarme de que fué real y tratar de conservar el recuerdo de aquellos días sin volverme loca.Durante mucho tiempo me he preguntado si todo aquello sólo sucedió en mi imaginación...Pero no puede ser...Porque ahora me siento diferente...Me miro en el espejo y durante unos segundos, consigo encontrar algo de lo que a él debió gustarle de mí.

8 comentarios:

  1. Ufff.... historia de amor con final triste....

    Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
  2. Eres la mejor, R@. Tienes muchísima habilidad, -maestría me atrevo a decir- para escribir relatos.

    ¡ENHORABUENA!

    Me encanta tenerte otra vez dándolo todo y enganchándome como hacías siempre, como sigues haciendo y como espero que sigas haciendo siempre.

    Me has enganchado totalmente :) Me quedo con el poso optimista...

    Un beso enorme para ti, otro para Susana :) y uno pequeñito pero muy sentido para tu pequeño Lucas.

    ResponderEliminar
  3. Hola chicas
    Muchísimas gracias por leer y comentar,me encanta que lo hagais.
    Y Noe,menudo comentario elocuente!Muchas gracias pero me conformo con saber que alguien me lee y se engancha.No sé si a veces peco de abusar de los finales tristes,no me había dado cuenta hasta que lo mencionó Susana, la verdad.
    Yo no soy muy optimista, para qué engañarse ,aunque ahora mismo no me falte ni trabajo, ni salud, ni amor,que tengo los problemas de todo el mundo, vamos.Pero siempre tiendo a ver el lado trágico de las cosas, es un defecto muy pesado.
    Un besito para las dos

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado la historia y como siempre al empezar ya de carrerilla hasta el final, impaciente por ver el resultado y sorprendente, pero no creo que sea triste sino esperanzador, gracias a ese ¿chico?, una mujer ha descubierto que tambien puede ser bella.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Jacky por pasarte y leer.
    La verdad es que no pretendía ser una historia triste.Me imaginé que alguien de fuera de este mundo podía encontrar bonito lo que aquí normalmente- e injustamente-se desprecia.
    Será que me inspiraron los kilos de más que llevo a cuestas desde el embarazo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. que interesante, fue acaso un ángel?... cómo desapareció?. Me pegué de principio a fin buen relato.

    ResponderEliminar
  8. Un amigo necesita consejo para una historia de amor bastante compleja. ¡Cualquier ayuda es poca!. Os dejo el enlace donde cuento esta historia para que me digáis qué os parece:

    Líos de faldas

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Han pasado y han dicho